Para muchos profesionales modernos, trabajar desde casa cada tanto es un privilegio que las empresas otorgan, pero ¿qué ambiente de trabajo nos permite ser más productivos, la oficina en casa o la oficina real?

En la oficina real, son tus colegas los que a menudo evitan que puedas hacer bien tu trabajo instalándose en tu escritorio, conversando contigo o invitándote a almorzar. Las ventajas sociales de trabajar en una oficina son diversas, pero pueden convertirse en un problema si sueles distraerte fácilmente.

Sin embargo, en casa, tú mismo puedes convertirte en tu peor enemigo. Cuando no tienes colegas cerca, las inhibiciones desaparecen (al igual que los pantalones, en ocasiones). En la oficina en casa, no hay un Gran Hermano observándote y no tienes la misma presión u obligación comunitaria de terminar el trabajo.

A continuación, puedes revisar una lista de recomendaciones del equipo de Hubspot para trabajar desde casa.

1. Comienza temprano

Si trabajas en una oficina, el viaje al trabajo puede ayudar a despabilarte y sentirte listo y productivo cuando llegas a tu escritorio. En casa, sin embargo, la transición de la almohada al equipo puede ser mucho más abrupta.

2. Haz de cuenta que debes ir a la oficina

Las ideas asociadas al trabajo en una oficina real pueden hacer que te sientas más productivo, y no tienes por qué renunciar a ellas si trabajas desde casa.

3. Organiza el día como si estuvieras en la oficina

Cuando trabajas en casa, eres tu propio jefe, pero si no tienes reuniones o compromisos que te den pequeños descansos durante el día, podrías perder la concentración o terminar agotado.

4. Ten tu espacio de trabajo

Que no trabajes en una oficina no significa que no puedas tener tu oficina propia. En lugar de tumbarte en el sofá o en la cama (lugares que asociamos con actividades en nuestro tiempo libre), asigna una habitación o un espacio específicos para trabajar.

5. Evita las redes sociales

Las redes sociales están diseñadas para que puedas abrirlas y consultarlas en un instante, pero si estás trabajando, esto puede ser perjudicial para tu productividad.

6. Recurre a la tecnología para mantenerte conectado

Trabajar desde casa puede ayudarte a centrarte en tu trabajo en el corto plazo, pero también puede hacerte sentir desconectado de lo que sucede en la oficina. Las apps de mensajes y las herramientas de videoconferencias pueden ayudarte a mantener la comunicación con tus colegas y apreciar cómo impacta tu trabajo.

7. Habla de lo que esperas lograr con alguien que esté en casa contigo

Quizá estés trabajando desde casa, pero tengas compañía. Asegúrate de que tus compañeros, hermanos, padres y pareja respeten tu espacio durante las horas de trabajo. El hecho de que estés trabajando desde casa no significa que estés realmente en casa.

8. Toma un descanso

Es tan fácil distraerse cuando trabajas desde casa que puede tentarte la idea de no tomar nunca un descanso para evitar esta situación. No permitas que la culpa de trabajar desde la comodidad de tu hogar te evite tomar pequeños descansos.

9. Prepara tus comidas la noche anterior

Cuando estás en tu casa, puede resultar tentador dedicar tiempo a prepararte un buen desayuno o almuerzo, con todo lo que eso implica. No pierdas tiempo valioso preparando la comida del día: cocina el día anterior.

10. Decide a qué hora terminarás de trabajar cada día

Quizá pienses que trabajar desde casa te permitirá equilibrar mejor tu vida personal y laboral, pero ten cuidado. Trabajar desde casa también puede parecerse por momentos a trabajar en un casino: puedes compenetrarte tanto con una tarea que terminas perdiendo la noción del tiempo.

Fuente:Hubspot.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *